Ingredientes para 1 zumo

– 2 Naranjas

– Un puñado de grosellas

– 50 gr. de hojas de espinacas (brotes tiernos)

Elaboración

1) Pelamos y troceamos las naranjas, enjuagamos las grosellas y las espinacas.

2) Colocamos en los laterales los respectivos recipientes para la recogida de pulpa y la salida de zumo.

3) Ponemos en marcha el extractor de prensado en frío y pulsamos el botón MENÚ, seleccionando Programa 3 (Soft).

4) Introducimos la fruta troceada y las grosellasjunto con las hojas de espinacas por el tubo de alimentación.

5) Mantenemos el tapón de salida de zumo cerrada para una correcta mezcla de los ingredientes.

6) Bien mezclado y con el extractor de prensado todavía en marcha, abrimos el tapón de salida y servimos.

 

“Para revitalizar y mejorar nuestro sistema inmunológico”

La grosella, como todas las bayas, es un fruto que nos aporta vitaminas A – C y otros antioxidantes. Contiene importantes cantidades de flavanoides y antocianinas.

Es importante destacar su acción protectora en los vasos sanguíneos más pequeños, que son los que llegan a la retina, previniendo enfermedades degenerativas de la visión.

Las espinacas por otra parte, con un alto contenido de minerales, potasio, calcio, sodio, fósforo, magnesio, hierro, zinc, yodo y selenio también es rica en vitaminas A – C – E, así como otras vitaminas del grupo B (B6, B2, B1 y B9). Entre los beneficios que aporta incluir las espinacas en nuestra dieta, cabe destacar el aumento de fuerza muscular y la ayuda de transporte y depósito de oxígeno en nuestros tejidos. También son beneficiosas para bajar peso, aportar energía y vitalidad, favoreciendo así a los niños y beneficiando a mujeres embarazadas.

La naranja contiene gran cantidad de vitamina C y es un poderoso antioxidante, por ello refuerza el sistema inmunológico del organismo. Favorece también la cicatrización en la piel, facilita la depuración y combate el colesterol.